3 de diciembre de 2017

Dia de la Discapacidad y San Francisco Javier

Pues sí, hoy, en mi familia estamos de doble celebración: ya que por un lado es el santo de mi padre y por otro se celebra el día de la discapacidad, que lo celebran mi padre y Mini Yo. Y hemos celebrado el santo de mi padre con una comida familiar y aunque no estábamos toda la familia porque mi madre está un poco pachucha (nada grave, cosas de este tiempo), mi hermana está de viaje por motivos profesionales (que bien suena) y mi sobrino navegando, hemos brindado porque estamos todos juntos y sanos, y creo que es algo que hay que celebrar. Y durante la comida he observado a Mini Yo y soy muy consciente que tiene una discapacidad importante pero su actitud y su comportamiento hacen muchas veces que me olvide de ello, y hoy ha sido uno de esos momentos porque sentada a la mesa se ha comportado tan bien como su prima, era una más de nosotros, sin etiquetas, sin diferencias...al igual que mi padre (al que le falta un brazo) y estoy segura de nadie del restaurante se ha percatado de ello.
Y hoy, que es el día de la discapacidad, pienso en todo lo que he aprendido, vivido y aprecio gracias a ella: el valor del esfuerzo y la constancia, a no rendirme, a disfrutar de los pequeños momentos de la vida, del amor de la familia, de la alegría que me da una sonrisa, un beso, un abrazo de Mini Yo sin venir a cuento solamente porque le apetece. Y gracias a la discapacidad de Mini Yo he valorado el amor y el apoyo de mi familia, he conocido a personas maravillosas, pacientes, cariñosas, entregadas...he  escuchado palabras y frases que seguramente nunca me hubieran dicho si las cosas hubieran sido de otro modo porque no sería merecedora de ellas (y creo que quien se las merece es Mini Yo) y aunque reconozco que tenemos mucha suerte por toda las personas que tenemos a nuestro alrededor sé que hay familias que no pueden decir lo mismo y realmente me gustaría que todas esas familias por un día pudieran disfrutar de una pequeña alegría, porque alguien cercano ellas tiene un gesto para la persona con discapacidad: una sonrisa, un poco de paciencia con ella, una invitación a un cumpleaños, una salida al cine, ir a tomar un chocolate, jugar un rato...porque muchas veces no nos damos cuenta que las personas con discapacidad son ante todo personas y le gusta y quieren lo mismo que las personas sin discapacidad. Y sé que cada vez más personas ven a las "personas" y no la discapacidad; y ese es mi deseo en el día de hoy: olvidarnos de las etiquetas y mirar a las personas.

19 de noviembre de 2017

La hucha-cohete


Mini Yo ha comenzado en el colegio una nueva etapa: Transición a la vida adulta , y en ella entre otras actividades tiene un taller de carpintería, si de carpintería, que yo pensaba como sea tan manazas como su madre va a traer los dedos machacados al usar el martillo  pero no, Mini Yo es lenta pero precisa con el martillo como me dijo su profesor y acude muy contenta y con muchas ganas de trabajar. Y su primer trabajo ha sido: una hucha con forma de cohete. Y la verdad es que ha quedado muy bien y toda orgullosa se la enseñó a toda la familia.
Y aquí están las fotos de su hucha (que no son muy buenas y no le hacen justicia a la hucha), y por cierto aunque no están a la venta, el colegio admite pedidos así que si alguien está interesado que me lo diga....

 









5 de noviembre de 2017

! Quien la ha visto y quién la ve !

Esta semana Mini Yo no ha tenido clases y yo he estado de vacaciones para pasarla con ella, y la verdad es que no hemos hecho grandes cosas: ir de tiendas, hacer la compra, caminar...pero varios días nos hemos encontrado con personas a las que hacia tiempo que no veíamos, sobre todo Mini Yo y todas las personas han dicho lo mismo: "!Quien la ha visto y quién la ve !" y estas palabras viniendo de conocidos no sabéis como suenan de bien porque significa que vamos por el buen camino. Y son un aliciente para continuar, para seguir trabajando, para no darse por vencido, para luchar cuando estas cansada...porque a veces yo no me doy cuenta de los progresos porque estoy con ella a diario o a veces no valoro lo suficiente sus pequeños logros. Y aunque intento valorar sus esfuerzos, premiar sus logros, celebrar sus progresos contándolos en diferentes post, soy consciente que hay días que veo el vaso medio vacío... es por ello que escuchar esas palabras no sólo me alegran el día sino que procuraré recordarlas los días que sienta que el camino es demasiado largo, porque es verdad que el camino es largo pero quien  nos iba a decir que llegaría a donde ha llegado, y lo más importante que seguirá avanzando para que dentro de un tiempo alguien nos vuelva a decir: "!Quien la ha visto y quién la ve!".

29 de octubre de 2017

La primera carrera de Mini Yo

Hoy, Mini Yo ha corrido su primera carrera y toda la familia con ella ya que hemos participado en la VI Carrera Solidaria organizada por el Diario Montañés.
Todo empezó cuando mi cuñadin (el atleta de la familia) que no se pierde una carrera tuvo la idea de apuntar a Mini Yo a la carrera porque como ha empezado a hacer atletismo para que demostrase lo que había practicado, a mí me pareció una buena idea porque así era una manera de estimularla más. Y mi hermana y yo nos animamos aunque nosotras somos más de andar que de correr para acompañarla, pensando más en ir andando qué corriendo los dos kilómetros de los que constaba la carrera, y así no sentirnos ridículas porque lo de correr no nos va mucho. Mi cuñadin dijo que haber si éramos capaces de acabar la carrera, que no pensaba yo en que iba a aguantar dos kilómetros corriendo pero mira tú por dónde los he hecho sin parar y solamente corriendo que para ser mi primera carrera no ha estado mal. Y que ha hecho Mini Yo? pues terminarla, aunque ella unas veces ha corrido y otros tramos los ha hecho andando pero ha sido capaz de terminarla y no ha llegado la última, así que estoy súper orgullosa por ello. Y el tiempo tardado unos veinte minutos que tampoco es una barbaridad. Hemos quedado las 625 y 635 de 774, que peor pensaba que íbamos quedar. Así  que la semana que viene hay una marcha nocturna de tres kilómetros y ya estoy pensando en apuntarnos, y andar se nos da mejor que correr...Os pongo la foto con nuestros dorsales


23 de octubre de 2017

Chocolate, mañana y puesto

Estas tres palabras son las que ha pronunciado bien por primera vez Mini Yo la semana pasada, y ahora intento que las diga y que las repita para que las interiorice porque después de años, de trillones de veces repetirlas correctamente y hacérselas repetir a ella, que alguna vez he llegado a pensar que yo acabaría diciéndolas mal en vez de ella aprenderlas a decir bien. Han sido años de escuchar: "cocolate, manana y ponido". Que no sé porque se la ha atragantado tanto el "puesto" pues con otros participios como "escribido" y "decido" por "escrito" y "dicho" no le costaron tanto. Pero con el "ponido" ha sido una larguísima lucha y mira que lo utiliza, y yo se lo he corregido siempre pero no había forma humana de que su cerebro lo asimilara y lo dijera de la forma correcta. Lo mismo ocurría con las otras dos palabras, que son bastante habituales en su vocabulario porque siempre pregunta el menú, el tiempo, y que actividad le toca al día siguiente, es decir, mañana. Y le chifla todo lo que tenga, lleve, o sea de chocolate.
Así que Mini Yo ha conseguido otro logro, pequeño, pero logro; y estoy muy orgullosa de ella porque sigue avanzando, lentamente pero lo hace.

15 de octubre de 2017

Mini Yo hace atletismo

Al terminar el curso pasado, Mini Yo acudió al Complejo Deportivo para hacer durante unas horas: carreras, como su amiga Laura X, Gabi e Iván, quienes durante todo el curso habían ido a hacer atletismo como actividad deportiva después de las clases. Antes de acudir,  estuvo "entrenando" como ella decía al subir la cuesta de casa corriendo. Y fue, y corrió, y llegó a casa con una medalla, toda feliz e ilusionada...y diciendo que quería hacer atletismo. Madre mía¡¡¡ pensaba yo, que quiere hacer atletismo una adolescente que tenia pocas posibilidades de andar...y ahí está: corriendo.


Así que se pasó todoooooo el verano diciendo que quería hacer atletismo como Laura X y al llegar el principio de curso seguía diciendo lo mismo y cuando me dieron el papel con las actividades deportivas que podían realizar después de las clases pregunté a las madres de sus compañeros: Laura X, Gabi e Iván quien iba a  ir a atletismo, y solamente iba Iván cuando se lo dije pensé que al no ir ni Laura X ni Gabi no querría acudir pero me equivoqué pues me dijo que no pasaba nada que quería hacer atletismo, así que comenzó a ir a atletismo. Y aunque lleva poco tiempo, va muy contenta, aunque correr no corra mucho y no lo haga demasiado bien pero tiene todo el curso para mejorar. Y yo estoy deseando verla en la pista porque jamás en mis mejores sueños pensé que podría correr...Y esto me demuestra que con trabajo, tesón, constancia, apoyo, cariño... en la vida se consiguen cosas que a priori parecían imposibles.

1 de octubre de 2017

El primer concierto de Mini Yo

Ya sabéis que a Mini Yo le empieza a gustar escuchar música y bailar, y este verano me dijo que quería ir a un concierto, así que lo primero que pensé fue que fuéramos al de Enrique Iglesias porque conocía varias canciones pero pensé que habría demasiada gente y a lo mejor se agobiaba un poco, así que al final no fuimos y menos mal porque por lo que me contaron fue un verdadero fiasco.
Pero no descarté la idea de irnos juntas a un concierto, al final del verano durante el Festival Intercultural actuaba un grupo "La edad de oro del pop español" y cantaban canciones que a mi me chiflan y me apetecía mucho ir, así que hable con Bea, la madre de Iván (compañero de clase de Mini Yo), para ir los cuatro porque a su hijo le gusta mucho ir de conciertos y me había contado que este verano habían asistido a unos cuantos, que si lo llego a saber me apunto. Y llegado el día nos fuimos los cuatro, primero a cenar algo allí y luego al concierto, lo pasamos genial, Mini Yo intentaba cantar las canciones al verme cantar a mi que me las sabia todas pues eran de mi etapa juvenil (una que ya es un poco carroza, como se decía en mi época), luego Mini Yo aplaudía, alzaba las manos hacia arriba intentado seguir el ritmo y fue capaz de botar, siiiiii botar, que no sabéis lo que la costó y aunque algunas veces no fue capaz de despegar los pies del suelo, otras sí. Y su sonrisa era amplia y maravillosa, disfrutó un montón y yo también al verla tan feliz...Al terminar el concierto dijo que quería repetir y que se lo había pasado chachi. Así que a partir de ahora podemos hacer otra cosa juntas y en la que disfrutamos las dos, y me encanta la idea de compartir más tiempo con ella y pasándolo bien las dos juntas¡¡¡¡¡¡